La infografía lo dice todo, ¿no? ¿Acaso es necesario seguir buscando libros sobre liderazgo o conferencias de gurús en Escuelas de Negocio? En este mismo blog hemos intentado en alguna ocasión separar el grano de la paja. Pero aún así, por muy clara que esté la teoría y por muchas veces que la escuchemos, no acaba de calarnos ni de transformarnos. Quizás sea que el desarrollo del liderazgo no es cuestión de conocimiento sino de consciencia y de responsabilidad.

El día a día suele ser duro, exigente, estresante. «Apagar fuegos» es el contenido del nuevo manual de funciones real del que muchos hablan. Y nuestra (des)atención, centrada más en tareas que en personas, va saltando frecuentemente de fuego en fuego en esta época de atención parcial continua y aceleración.

No sé si era Covey el que decía que, tratándose de personas: «Rápido es lento y lento es rápido». La cosa es que si queremos avanzar en el desarrollo del liderazgo y la mejora de las relaciones en el equipo, no hay otra opción que dedicar más tiempo y foco a las personas. Y que más allá de la estrategia real y del margen que nos deje nuestra organización, siempre podríamos encontrar algo de margen para poner más atención en estos pequeños detalles.

¿Sirven de mucho los pequeños esfuerzos? Realmente sí, si son mantenidos de una forma sostenida. Creo que si te dejas llevar por esta breve entrevista a Simon Sinek (menos de 5 minutos), encontrarás motivos para seguir intentándolo.