“Cambiar de respuesta es evolución. Cambiar de pregunta es revolución” Jorge Wagensberg

Nuevas preguntas nos alcanzan cuando nuestro mundo parece tambalearse. Es aquello de Mario Benedetti: «Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, cambiaron todas las preguntas». Quizás hayamos sobrevalorado durante mucho tiempo la aparente seguridad de dar respuestas. Y quizás la incertidumbre nos arrastre ahora a donde no queríamos ir pero necesitábamos. Hacia un nuevo estilo de relaciones más auténticas en el que la apertura y la conexión sean las llaves de conversaciones que nos ayuden a ir un poco más allá.

En el terreno del liderazgo esto puede ser un nuevo empujón hacia donde sabemos desde hace tiempo que hay que caminar. Hacia un liderazgo más indagativo y empático y menos autoritario y paternalista. Un arte que debe ser perfeccionado y pulido, aprendiendo a alinear la pregunta con la escucha.

En esa línea comparto contigo esta infografía, que vi en un tweet de Virginio Gallardo, y que me parece una guía bastante útil y completa. Menciona, por ejemplo, el GROW, herramienta muy conocida en el coaching y dada a conocer por John Whitmore. En la infografía hay mucho más, pero quizás el camino, antes de preguntar mejor, empiece sencillamente por preguntar más.