La conexión entre el bienestar personal y la productividad en el trabajo me parece cada vez más fuerte. Aunque unos estudios digan que sí y otros que no. Probablemente tenga algo que ver con la conciencia que ha emergido en la vivencia de la pandemia. Quizás por eso esté tomando fuerza la «efectividad personal» como una nueva competencia que va más allá de la productividad personal, la eficiencia y la eficacia.

En este contexto surge la propuesta de «motivación expansiva» de mi compañero Elías Maíztegui. Él y Gaizka Rodríguez son el alma mater de este «programa integral de readaptación personal para la mejora profesional», dirigido a todo tipo de profesionales y organizaciones que deseen cuidar de su plantilla.

Por si despierta tu curiosidad o interés, te dejo aquí abajo información sobre un planteamiento que creo llega en el momento oportuno.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay