Pasa el tiempo y sigo viendo como muchos responsables de RRHH están atrapados en una dinámica que les impide enfocar con claridad los temas de desarrollo y poner en marcha planes que sean eficaces. Por ello, muchos de los programas de desarrollo de competencias nacen ya obsoletos. Son para un mundo que ya no es, pero no son para el que es o viene. Algo de esto parece concluir un estudio realizado sobre más de 4000 empresas en el que se ve cómo más de la mitad fracasaron con sus programas de liderazgo. Según parece, prácticas como por ejemplo los informes de feedback de 360º pueden no ser tan eficaces como se pensaba. Otro ejemplo es también el clásico de impedir el desarrollo tratando de potenciarlo. Así pues, bien podría ser que a pesar de que contemos con programas de desarrollo a bombo y platillo tengamos muchos más boletos de estar perdiendo empleabilidad y competencia profesional que de estar ganándola.

Una lectura más atenta de los cambios recientes y actuales en cuanto a digitalización, transparencia, innovación y acceso a la información (conozco pocas personas de RRHH que sepan lo que es el Manifiesto Cluetrain) podría facilitar una reformulación de cuáles son las competencias básicas para esta nueva realidad. Aquí está mi propuesta. Sin embargo, necesitamos algo más que una identificación de competencias y las buenas respuestas siempre empiezan por buenas preguntas…

Rosalinde Torres, en sus 9 minutos de «TED Talk» se refiere a cómo esto que aquí arriba introduzco sucede particularmente en los programas de liderazgo. Y propone tres preguntas en las que ella entiende que se encuentran las claves para encauzar adecuadamente nuestras vidas y nuestra profesión:

  1. Dónde estás buscando para anticiparte a los cambios en tu modelo de negocio y vida. Propone que miremos nuestro calendario y observemos con quién estamos pasando el tiempo, en relación a qué temas, dónde estamos viajando, qué estamos leyendo y cómo estamos traduciendo todo esto a decisiones en nuestras vidas.
  2. Cuál es la diversidad de tu red, qué capacidad tienes de relacionarte con personas distintas a ti y de generar con ellas confianza y colaboración.
  3. Qué capacidad tienes de abandonar prácticas que te hicieron exitoso en el pasado. No solo hablar de riesgos sino asumirlos realmente aunque los demás no te apoyen

Te dejo aquí la charla para que puedas reflexionar sobre todo esto con más detenimiento:

Photo by: Kate Sumbler