No se trata de creerlo o no, sino de vivir con la mente abierta y experimentar…

Algunos dicen que la mente subconsciente es un poderoso mecanismo que obedece a los mensajes que le lanzamos.

La manera de influir en él sería a través de la visualización o afirmación mental de aquello que deseamos conseguir. Y el estado mental óptimo para ser eficaces sería el llamado «alfa», el cual se correspondería con un estado consciente pero de profunda relajación. Según este mismo planteamiento, en ese estado predomina el funcionamiento del HCD (Hemisferio Cerebral Derecho) y es este gobierno mental el que se hace eficaz en conseguir la autosugestión.

A modo de idea para la práctica, y una vez alcanzado el estado de relajación (buscándolo a propósito o en momentos de relajación espontánea como a la hora de irnos a dormir), podríamos visualizarnos a nosotros mismos haciendo y consiguiendo lo que queremos o diciéndonos mentalmente lo que vamos a conseguir y cómo lo vamos a hacer.

¿Seguro que funciona?… ¿Por qué no experimentar?

Ahora bien, también es peligroso dejarse llevar por estas prácticas sin tener en cuenta los «avisos para navegantes«.

* Nota final: Si practicas la meditación o si te interesa este asunto, aquí tienes un espacio para el «aquí y ahora».