Superescucha

Este es un modelo un poco diferente. Tiene «su cosa» por aquello de que juega con la idea de que cada uno de nosotros escuchamos simultáneamente con «cuatro oídos» que nos hacen recoger información a cuatro niveles:

– El «oído del contenido» nos da la información de hechos, sin connotaciones.
– El «oído de intenciones» nos hace entender/ suponer lo que el emisor del mensaje quiere de nosotros cuando nos los comunica.
– El «oído psicológico» nos hace entender/ suponer algo al respecto de la personalidad/ intención del emisor.
– El «oído relacional» nos hace entender el grado de confianza que tiene nuestro interlocutor con nosotros y la necesidad de cultivar relación.

Los 3 oídos que nos pueden hacer oir más allá de los hechos podrían convertirnos en «superescuchadores» pero en realidad hablan de nuestra tendencia y riesgo de «pervertir inconscientemente» y con cierta facilidad el sentido de los mensajes que recibimos.

Como ejercicio de autoanálisis podemos jugar con seleccionar un comentario que nos hayan hecho y después preguntarnos en relación a qué ha percibido cada uno de los cuatro oídos y si nos tenemos que cuestionar esta percepción inicial.

Si tenemos dudas, esto nos indicaría que probablemente necesitemos uno o varios de estos instrumentos:

  • desarrollar el hábito de asegurarnos una mejor comprensión a través de utilizar el feedback de comunicación/ comprensión.
  • desarrollar nuestra  capacidad de leer el lenguaje no-verbal.
  • cuestionar seriamente nuestras percepciones e interpretaciones ya que es muy posible que estas se estén alejando bastante de la realidad.

Photo by: X-Ray