Web

Sexto y último post de la serie dirigida a diseñar una jornada de sensibilización «Hacia una cultura empresarial 2.0» y generar conversación para aprender. Estoy compartiendo las que yo considero ideas principales, y  aquí «cierro el círculo» de la jornada proponiendo una reflexión ordenada que pueda servir para definir un proyecto de presencia en la red.

Llegados a este punto, abundan los tutoriales y recetarios del estilo las mejores 10 herramientas de redes sociales para empresarios que, aunque útiles, son tentaciones a caer en planteamientos erróneos, ya que el 2.0 no es tanto una cuestión de herramientas cuanto de actitudes, valores y comportamientos. Bien podrían utilizarse con soltura estas herramientas y, sin embargo, no encontrarse los resultados esperados. Todo parte de una reflexión y de una nueva definición de cultura.

Al igual que las planificaciones estratégicas ayudan a tener un rumbo, así puede hacerlo también un mapa u «hoja de ruta»/ método que nos plantee las preguntas más importantes -aquí abajo sugiero algunas de las que dan más juego- de un modo ordenado y nos ayude a pensar. En este punto, el método más claro que he encontrado es el que presenta Julen Iturbe y que voy a seguir como eje de las preguntas que propongo aquí abajo y que he ido sacando de lugares que no recuerdo:

Reflexión y marco inicial. Definición del proyecto y pautas generales de seguimiento

  • ¿Sabe qué personas dentro de su organización tienen inquietudes y/o capacidad de dinamizar y liderar una red social hacia dentro y fuera de la organización?
  • ¿Cómo podrían aportar/ ser valoradas/ contar con apoyo?
  •  En su caso, ¿qué apoyo exterior necesito?
  • ¿Es consciente de que la conversación no es controlable al 100%? ¿Sabe que censurar equivale a acabar con la participación? ¿Cómo regular la seguridad y la privacidad en el manejo de la información?
  • ¿Está preparado para responder críticas de forma rápida y contructiva?
  • ¿Cuáles serían los indicadores de éxito? ¿Qué queremos conseguir y en qué plazo? ¿cómo seguirlo y monitorizarlo?

Despliegue de actividades de escucha

  • ¿Es consciente de que las personas que le importan y con las que le gustaría conectar (clientes, proveedores, aliados, empleados, personas con talento, etc.) muy probablemente no tienen intención de visitar su web?
  • ¿En qué redes podrían estar estas personas ?
  • ¿Es consciente de que la conversación sobre su empresa ya ha comenzado?¿Estaría dispuesto a participar en una conversación humana, cercana y natural con sus clientes, proveedores, empleados, terceras personas, etc.?
  • ¿Qué procesos o actividades podrían beneficiarse de una mayor transparencia? ¿Cómo hacer para que las personas se animen a compartir su conocimiento?

Despliegue de actividades de conversación y compartir

  • Dado que compartir conocimiento es clave, ¿en qué aspectos podría y debería replantearse la forma en la que protege la propiedad intelectual del conocimiento de su organización?
  • ¿Qué herramientas podrían ayudar a generar más conversación y colaboración tanto interna (intranet) como externamente (internet)? ¿De qué forma favorecer su uso?
  • ¿En qué foros o proyectos de internet habría que participar?, ¿Quién y con qué objetivos/ límites debería hacerlo?

Si nos hacemos estas preguntas, es posible que finalmente optemos por una «alternativa menor» y por empezar, por ejemplo, por animar a los más convencidos e inquietos a dar pequeños pasos y eliminar barreras para que puedan avanzar. A veces es mejor empezar de un modo humilde y realizar algunas prueba-piloto.

Photo by: i a Walsh