Felices Zapatos

Un gran y estúpido rey se quejaba de que la aspereza del suelo lastimaba sus pies, de manera que ordenó alfombrar de cuero todo el país.

El bufón de la corte se mataba de risa cuando el rey se lo contó. «¡Es una idea absolutamente absurda, majestad!», exclamó. «¿A qué viene un gasto tan innecesario? ¡Mandad cortar dos trozos de cuero y protegeos con ellos vuestros reales pies!»

Así lo hizo el rey. Y así se inventaron los zapatos.

¡Felices zapatos para un nuevo año!: Solo desde ellos podremos cambiar la realidad.

(Extraído de «La Oración de la Rana», de Anthony de Mello)

Photo by: Elisa R Baralt