• LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook

Vuelvo recursivamente a proponer la empatía. Y es que, entre otras consideraciones, parece ser uno de los factores-clave de la efectividad de los equipos. O al menos eso concluye uno de los mayores proyectos de investigación sobre las claves de los mejores equipos: El «Proyecto Aristóteles«.

Durante mucho tiempo me he sentido cómodo con-«jugando» algunas pistas básicas y apoyándome en la clasificación de niveles de Goleman. Pero, si buscas un modelo de referencia más sólido, podrás encontrarlo en el «cuestionario de empatía para adultos» de Baron Cohen, quizás la mejor referencia para autoevaluarse, elevar la consciencia y emprender un camino de mejora en tu «radar social». Te cuento aquí abajo, a modo de «aperitivo» un poco más, tal y como lo cuenta mi amigo, el psicólogo José Luis Gonzalo, ya que me parece algo muy útil y aplicable en cualquier ámbito.

Los seis niveles de empatía

Cero grados de empatía

«Una persona que se encuentra en este nivel no tiene empatía en absoluto. En este nivel las personas son capaces de cometer delitos, entre los que se incluyen asaltos, asesinatos, torturas o violaciones. Cuando se les indica que han hecho daño a otras, esto no significa nada para ellas. No pueden experimentar remordimiento o culpa, porque simplemente no entienden qué siente la otra persona».

Nivel 1 de empatía

«En este nivel una persona puede hacer daño a los demás pero puede reflexionar hasta cierto punto sobre lo que ha hecho y mostrar su arrepentimiento. Lo que ocurre es que, llegado el momento, no puede detenerse. No hay respuesta emocional adecuada y, por tanto, carece de autocontrol.

Aquí se pueden incluir muchas personas que maltratan a los demás: pueden reconocer que está mal, pero no pueden integrarlo en su mente para no pasar al acto. En determinadas circunstancias pueden activar la empatía, pero les puede su temperamento».

Nivel 2 de empatía

«En este nivel la persona dispone de suficiente empatía para vislumbrar cómo se siente la otra persona (…). Sin embargo, puede gritar y decir cosas dañinas a los demás. Necesita de otro que se lo haga notar y le diga que se ha excedido y que ha dicho cosas que han podido herir.

Son personas que se meten constantemente en problemas debido a sus salidas de tono, ya sea en el trabajo o en casa. A todos nos vienen a la mente nombres de personas que conocemos. Les cuesta, a pesar de los problemas que surgen, comprender qué es lo que han hecho mal».

Nivel 3 de empatía

«Estas personas, en este nivel son conscientes de que tienen problemas de empatía y es posible que lo intenten ocultar. Es un esfuerzo por fingir normalidad que puede ser agotador y estresante. Las interacciones sociales les resultan complicadas porque no entienden las bromas de los demás, no comprenden bien las expresiones faciales de los otros y no están seguras sobre o que se espera de ellas. Lo único que desean es estar solas y ser ellas mismas«.

Nivel 4 de empatía

«Son personas cuya empatía se halla un tanto embotada. Tienen un promedio bajo de empatía. Prefieren conversaciones que se ciñan a temas que no incluyan emociones. En este nivel se sitúan más hombres que mujeres; son aquellos que prefieren arreglar un coche a sostener conversaciones sobre sentimientos. Las amistades se basan más en actividades e intereses compartidos que en una intimidad emocional».

Nivel 5 de empatía

«Las personas que se sitúan en este nivel poseen un nivel de empatía ligeramente superior. En este nivel se incluyen más mujeres que hombres. Aquí las amistades se basan en la intimidad emocional, en compartir confidencias, brindarse apoyo mutuo, palabras de comprensión… Hay sintonía y conexión emocional (…). Son personas cuidadosas en la forma de interactuar con los demás y se tienen en cuenta los sentimientos de los otros. Se dejan asesorar por los otros y sus puntos de vista en la toma de decisiones«.

Nivel 6 de empatía

«Aquí se sitúan las personas con una empatía extraordinaria. Se centran continuamente en los sentimientos de la otra persona. No escatiman esfuerzos por captar cómo se sienten y ofrecerles ayuda. Disponen de un talento natural y extraordinario para sintonizar, conectar y resonar emocionalmente con las personas. Quien está con este tipo de personas superdotadas para la empatía siente rápido que son capaces de captar su mundo interior, lo cual le generará confianza y seguridad para poder abrirse».

Una nota a pie de post

Como siempre, no habría que perder de vista el «sesgo optimista». Por eso, conviene pedir feedback si queremos algo de objetividad. Si tienes sensibilidad como para leer este tipo de posts y un poquito de humildad, es fácil que tiendas a situarte en el cinco, pero quizás también te sientas identificado con algunos comportamientos de otros niveles. ¿Es esto así o es tu fantasía? ¿Sobre qué deberías poner más foco?

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay