• LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook

A la luz de un vídeo inesperado y estimulante sobre trabajo en equipo, recupero en este «minipost» un conjunto de pistas que pueden ayudar a generar mejores dinámicas grupales de colaboración.

Espero -como siempre- que encuentres aquí algo que te sirva.

Cuando las cosas vienen torcidas

Hay historias y experiencias con una gran potencia alegórica. Nos pueden recordar muchas cosas y servirnos de inspiración en ellas. El enfoque que aquí abajo te muestro de esta noticia es solo uno de los muchos posibles: cómo reaccionar cuando las cosas no nos salen como nos gustaría.

No obstante, es fácil que en esto de las actitudes y del trabajo en equipo encuentres muchas otras evocaciones… ¿Qué se te ocurre?

Un «Manifiesto» del trabajo colaborativo

Lo más fácil es quedarse abrumado y fuera de juego… pensar que no puedo hacer nada. A mi me resultó evidente que es lo que a mi me habría pasado… y me surgió la pregunta de cómo generar entornos en los que las personas puedan desarrollar actitudes colaborativas tan excelentes.

Rebuscando entre mis recursos encontré el «Manifiesto del trabajo colaborativo», un material desarrollado por Simbyosi, que por alguna razón ha desaparecido de su web pero que reproduzco aquí abajo para que lo puedas exprimir. ¿Qué ideas te gustan más y merecería la pena recordar?, ¿Con qué no estás de acuerdo?, ¿Qué añadirías? y, sobre todo… ¿De qué forma podrías aprovechar esto en tus equipos o proyectos?

  1. Las personas y su proyecto común están por encima de sus empresas y marcas.
  2. El pegamento de la ilusión sale del bote de la idea común.
  3. Busca las motivaciones de encuentro.
  4. Cada miembro del grupo de trabajo tiene que verse representado en el proyecto común.
  5. Todos los miembros del equipo deben apropiarse y hacer suyo el proyecto común.
  6. Quítate del vicio de la competitividad. No tienes que demostrar que eres el mejor
  7. No vienes a vender tus ideas. Las ideas se crean entre todos y son de todos.
  8. El trabajo es colectivo. No vienes a que te den trabajo, vienes a crearlo con otros.
  9. Hay que aprender a ceder como individuos para ganar como comunidad.
  10. No confundas la coherencia y la defensa de tus valores y pensamientos propios con la construcción colectiva de las cosas.
  11. Escucha, aprende y opina para mejorar, modificar y reorientar la creación colectiva.
  12. Sin positivismo no hay colaboración. Prohibido descalificar sin alternativa.
  13. El liderazgo es democrático, la responsabilidad es de todos. Sin jefes, pero con líderes.
  14. No es lo mismo colaborar que ayudar.
  15. No hay producción colectiva si no hay responsabilidades individuales.
  16. La energía del compromiso es el motor de la producción colaborativa.
  17. No hay colaboración sin confianza.
  18. La producción colectiva está basada en el consenso.
  19. Colaboración supone el dejarse habitar por el otro.
  20. Colaboración implica ceder parte de tu poder, confiar en los demás.
  21. Colaboración significa no tener el control absoluto. Aprende a delegar.
  22. Si no hay retorno, hay cansancio y abandono.
  23. Sin objetivos colectivos y comunes y sin resultados no hay continuidad, la producción colaborativa se ralentiza y muere.