• LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook

 

Rafael Nadal fascina. No solo por sus éxitos, sino también por los valores que transmite. Si recorremos los titulares veremos referencias casi míticas que lo identifican con un extraterrestre o una especie de superhéroe. Ahora bien, ¿se trata de genética?, ¿Tiene algún papel en esto la tecnología deportiva?, ¿O hay más bien algo de su proceso de desarrollo que podamos emular o tener en cuenta en nuestras vidas o trabajo para hacerlas más felices y productivas y para alcanzar nuestras metas?

Podrás sacar conclusiones tú mismo, pero según nos cuenta su entrenador, los factores principales de este éxito están en el proceso de trabajo. El resultado es mágico pero el proceso no.

 

Principios del desarrollo de personas

En la conferencia que puedes ver aquí abajo, Toni Nadal nos cuenta los principios desde los que ha facilitado el desarrollo de su sobrino. Y lo hace a través de un buen número de anécdotas que te resultarán interesantes. Por otro lado, las claves que comparte con nosotros resultan ser curiosamente coincidentes con las del coaching: Favorecer la toma de conciencia y despertar el sentido de responsabilidad personal en todo lo que nos pasa.

En relación a la toma de conciencia, Toni cuestiona la moda de «ser siempre positivos» y solo resaltar lo bueno en lugar de utilizar el feedback con objetividad y resaltando la verdad por encima de lo positivo. Entiendo que es un tema que puede resultar controvertido ya que está condicionado por las circunstancias. Muchas veces, sin embargo, solo se puede crecer desde la cruda realidad, no desde  el autoengaño.

En cuanto al fomento de la responsabilidad personal, Nadal es un ejemplo de autoexigencia y autocrítica trabajados desarrollando la capacidad de aguante y evitando las justificaciones y excusas. Aquí Toni Nadal resalta el valor de la perseverancia, del esfuerzo y de la disciplina y formula que «El carácter se forma en la dificultad. Hacer la vida fácil no ayuda a cualquiera que quiera alcanzar metas elevadas»

Yo creo que el campo de aplicación de todo esto es enorme: desde tu propio desarrollo hasta el de tus hijos o tu equipo profesional. Así pues… ¿Quieres mejorar en algo?: Toma conciencia de tu punto de partida y trabaja duro, persevera.