No puedes “salirte del marco” todos los días porque necesitas sobrevivir y ser más pragmático. Sin embargo, puedes hacerlo periódicamente con el fin de enderezar tu rumbo y asegurarte de que en tu vida y en tu profesión las cosas van en el sentido que tú quieres.

Para esto, algunas personas optan por identificar unos objetivos. Yo también lo hago, pero me parece insuficiente. En mi caso, tengo una rutina que me lleva cada diciembre/ enero a chequear cuáles son las cosas más importantes para mí y si me siguen sirviendo para el nuevo año. Y de este modo, no solo doy sentido a mi vida, sino que me aseguro de tomar mejores decisiones.

En este post compartiré contigo, a modo de ejemplo, cuáles son mi propósito y mis principios. También te daré algunas claves para que tú puedas encontrar o chequear los tuyos.

 

Mi propósito

No me gusta contar intimidades “en abierto”. Tampoco me gusta contar mi vida… Por eso no me voy a extender ni enrollar, solo a enunciar… ya que únicamente espero que lo que cuento te pueda servir de pista.

Mi propósito es ser consciente dirigiendo la atención al aquí y ahora (acciones, personas, pensamientos, emociones) e irradiando lo mismo a mi alrededor. Como parte de este, hago “coaching y formación para líderes y equipos” (*Mi propósito está muy trabajado, pero es muy personal. No le hagas mucho caso si te parece confuso ;-))

 

Mis principios

  1. Sensibilidad y respeto hacia los demás
  2. Colaboración y apoyo, especialmente con mi círculo
  3. Autoobservación y desarrollo constante
  4. Artesanía, sin olvidar el pragmatismo
  5. Creatividad
  6. Honradez
  7. Relatividad: “Supón que has muerto hoy, y que la historia de tu vida ha acabado; y de aquí en adelante considera el tiempo como un regalo”
  8. Simplicidad: “Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio” (Proverbio indio)
  9. Estilo de vida equilibrado y sostenible:
    • No trabajar en exceso en asuntos vinculados directamente a la obtención de dinero
    • Disfrutar de la naturaleza
    • Obtener los recursos económicos necesarios para mi propósito general y para el mantenimiento de mi familia:           ” Vivir cuesta muy poco, pero podemos complicarlo tanto como queramos”. Alex Rovira
  1. Aunque no me guste, a veces aplicar lo de “Pisada de buey, orejas de lobo y hazte el bobo”

 

Mi “EPRO”

Para mi actividad profesional he definido, además, un EPRO (Esquema de Principios que me sirven de Referencia a la hora de Operar):

  • El futuro de las organizaciones depende de activar y aprovechar la inteligencia de todas las personas
  • Ya no sirven los cambios cosméticos
  • El único cambio posible es el que surge como expresión de la voluntad de cambio de las personas
  • Un nuevo tipo de liderazgo: Las capacidades emanan de la persona, no de su rol
  • Transparencia: Dar visibilidad a lo que ocurre para que no haya rumores
  • Un nuevo lenguaje de planificación: un plan para cada día + un buen sistema de control de gestión (GTD)
  • Motivación
    • Autonomía/ Responsabilidad
    • Sentido
    • Maestría: Desarrollar un “perfil en T”: combinar la especialización en un tema muy concreto con una amplia variedad de saberes diversos más generalistas
  • 2 mentalidades: Extractiva y generativa. Están por todas partes. Yo opto por la generativa.

 

Pistas para que definas tu propósito y tus principios

No es la primera que trato este tema en el blog. Pero no es un asunto fácil de tratar a distancia… En el artículo que comparto contigo aquí abajo, podrás encontrar al final del mismo, unas pautas claras para definir tu propósito. También una herramienta bastante concreta para que puedas apoyarte en tu propósito a la hora de tomar decisiones importantes. En este otro artículo del mismo autor te indica algunas preguntas que pueden ayudarte a identificar tus principios.

GTD: volando a 15000 metros para definir tu propósito * Enfoque Carnot

Alicia en el país de las maravillas: -“¿Podría decirme, por favor, qué camino debo tomar? – pregunto Alicia. -Eso depende de a dónde quieras ir -respondió el Gato. -Lo cierto es que no me importa demasiado a dónde… -dijo Alicia. -Entonces tampoco importa demasiado en qué dirección vayas -contestó el Gato.”