• LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook

 

Últimamente pongo mucho foco en el desarrollo de hábitos, en la importancia de perseverar y empezar por cosas pequeñas. Es la técnica para lograr cambios individuales permanentes y gracias a ella podemos comprobar cómo «Cualquier esfuerzo resulta ligero con el hábito» (Tito Livio). Este es el campo de cultivo del cambio individual.

Otra cuestión con al menos el mismo nivel de dificultad es la del cambio colectivo: cómo desarrollar y consolidar aprendizajes colectivos que puedan llevar a provocar cambios efectivos (y afectivos) en una organización. El método es aquí el de facilitar conversaciones que satisfagan la necesidad de aprender y progresar dialogando.

Cómo construir espacios que sirvan para conversar

Entiendo que la forma de trabajo que más se ajusta a este fin son las llamadas «comunidades de práctica». Hay un par de artículos muy sintéticos y claros de Samuel Casanova que te pueden dar algunas pautas, pero si buscas un planteamiento completo lo podrás encontrar en este libro de Mª Jesús Salido.

A mi me gusta mucho el discurso de David Criado respecto a esto de generar conversaciones productivas. Aunque él no hable de «comunidades de práctica». Y por eso te voy a adjuntar aquí abajo la herramienta que propone. En mi lectura de lo que cuenta hay tres líneas de inspiración especialmente orientadoras:

  1. La riqueza de la conversación depende de qué tipo de conversación promovamos. La habitual es muy pobre. Es la que vemos en todas las tertulias y en casi todos los espacios del día a día. Es una conversación contaminada en la que prima la voluntad de convencer, tener razón o imponer. Se trataría de recuperar y facilitar el «diálogo», en el que lo que prima es la voluntad de entenderse y de aprender.
  2. Hay que «hacer bien los deberes» antes de ponerse a construir estos espacios. Primero debemos ser rigurosos y aprender todo lo necesario para construir/ diseñar un espacio de diálogo pero, a continuación, des-aprenderlo para así construirlo entre todos. Se trata de «facilitar» versus «abanderar» para que así pueda emerger la implicación.
  3. Crear espacios de libertad sin «armas de distracción masiva». Aquí abajo podrás ver las pautas básicas para diseñarlos pero, por lo que veo, son más o menos coincidentes con las líneas principales del OST (Open Space Technology)

 

Cómo construir espacios de diálogo en tu empresa

» Inspiration is for amateurs – the rest of us just show up and get to work » Chuck Close «La inspiración existe pero tiene que encontrarte trabajando» Pablo Picasso No existe la eureka. Durante un tiempo de mi vida, afortunadamente breve, me consideré un iluminado.