Calendario emo

 

“Productividad” es para muchos una palabra que arrastra connotaciones viejunas. Es normal. Durante muchos años ha sido sinónima de cantidad de trabajo por unidad de tiempo… Sinónima del látigo. Sin embargo esto es cada vez menos así. Ser una persona productiva en el siglo XXI está más relacionado con saber adaptarse bien a cada momento y con ser capaces de hacer con foco, sin estrés. Pero también creo que es algo más que con frecuencia se olvida…

Me voy a atrever a recordarte algo muy básico y no por ello poco relevante. Algo que nos recordó Goleman hace unos años. Aquello de que el factor determinante del éxito es la “inteligencia emocional. Y esto, que es algo que teóricamente muchos suscribimos, es también algo que se puede dar por obvio pero que suele estar lejos de nuestro foco de atención en el día a día.

Lo que quiero decir es que podrías fácilmente caer en, aún siendo muy productivo con tus tareas, no serlo tanto con tus relaciones. Si utilizas GTD tienes la ventaja de que te va a ayudar a cumplir mejor con tus compromisos y a estar enfocado. Y esto hace casi seguro que vayas a prestar más atención a las personas cuando estás con ellas y a generar confianza. Sin embargo creo que si queremos ser plenamente productivos deberíamos cultivar y poner una atención específica en cómo interactuamos con otras personas para tratar exquisitamente la dimensión emocional y social de todo lo que hacemos. Y esto lo digo porque, en mi experiencia, la dinámica diaria suele llevarnos a estar mucho más orientados a la tarea que a las personas. Un aspecto a vigilar si -tal y como dice el “modelo de confluencia organizacional”- a los resultados se llega mejor con una buena combinación de “Qués” y “Cómos”.

Esta es mi apuesta en “Personas y Equipos productivos”: un mix de productividad personal, trabajo en equipo y liderazgo avanzado. En este orden de cosas, aquí abajo te propongo un ejercicio que podría resultar útil para ponderar tu atención a la tarea con la atención a las personas:

7 preguntas para planificar una semana emocionalmente inteligente