Engranajes

 

“Rutinas” es para muchos sinónimo de aburrimiento y de algo muy poco atractivo. Especialmente para estilos personales más movidos por lo nuevo y por lo creativo… Por eso añado lo de “rituales”, por ver si contagia cierta emoción ancestral y anima a leer las líneas que siguen ;-).

Por seguir animando, las rutinas tienen desde mi punto de vista 3 beneficios:

  1. Son una especie de “mente extendida” que nos recuerda cosas que tenemos que hacer con cierta frecuencia y que encierran cierta complejidad. En este sentido son una buena “medicina” para prevenir el olvido y para evitar la dejadez de pequeñas grandes cosas.
  2. Ayudan a consolidar algunos hábitos que, como aquí explico se sustentan en la creación de “autopistas neuronales”.
  3. Fundamentan la perseverancia, un elemento clave en la consecución de muchos logros. Si han sido bien elegidas son una buena base para llegar más lejos que quienes no las tienen.

Así, de la misma manera que un ejercicio periódico o una dieta sostenida son rutinas que nos ayudan a “construir” salud, otras rutinas facilitan que no dejemos de hacer ciertas cosas importantes y trabajemos eficazmente nuevos hábitos en un plano más mental o profesional. Aquí voy a compartir contigo algunos ejemplos que yo utilizo por si te animas a crear tus propias rutinas.

Una forma de construir rutinas y algunos ejemplos

Vaya por delante un prefacio quizás innecesario por evidente: la elección previa de buenas rutinas es esencial. Hay algunas que pueden ser una pérdida de tiempo y otras que, sin embargo, te ayudarán a conseguir tus objetivos porque están muy alineadas con ellos y con tu estrategia. Un buen trabajo con los niveles de perspectiva de GTD te ayudará a identificar buenas rutinas.

Lo siguiente es elegir una buena base sobre las que construirlas, y esto puede ser, por ejemplo, en un archivo de seguimiento paralelo a la agenda, usando las rutinas (Outlook/ Google/ el calendario que uses) o como quieras (yo particularmente utilizo las rutinas del Google Calendar), pero entendiendo que nunca deberías dejarte llevar por trabajar sobre ellas antes de hacerlo sobre tus compromisos ya agendados ni incluso, dependiendo de las circunstancias, antes de otras acciones más prioritarias.

Y sin más, vamos a por las que hoy por hoy son mis tres rutinas principales. Mi idea no es que te sirvan estas, pero sí que te puedan dar alguna pista para las tuyas. Además, nada te libra de hacer tu propia investigación y determinarlas en función de tus circunstancias y prioridades.

  • Mi rutina “Cuanto antes”, es una rutina a la que intento ir lo antes posible pero a la que voy en un momento diferente dependiendo del día, de otras prioridades y de que tenga algún compromiso a primera hora o no:
    • 5 minutos de meditación y respiración para centrarme
    • Procesar y organizar todo lo nuevo de mis bandejas de entrada principales (Email, Evernote, WhatsApp, carpeta, bandeja, pen drive)
    • Revisar mi lista “A la espera” (formada por todos los temas delegados en personas que están pendientes de su acción)
    • Revisar la agenda del día para visualizar compromisos
    • Revisar mi lista de “Próximas acciones” para visualizar las que me gustaría realizar hoy si es posible
  • Mi rutina “Leer y compartir” es mi rutina básica para mantenerme informado, para actualizar conocimiento y para conversar virtualmente:
    • Leer una a una las páginas/ pestañas seleccionadas al abrir el navegador / Firefox
    • Revisar mensajes y notificaciones de Linkedin
    • Revisar y responder a menciones y personas que sigo en Hootsuite
    • Ídem en Facebook
    • Leer las actualizaciones de fuentes RSS del Feedly hasta localizar al menos 2 artículos interesantes que compartir
    • Si tengo tiempo, revisar grupos de Google+ y canal de Youtube
  • Mi rutina “Revisión semanal”, consiste en revisar todas mis listas, actualizarlas y planificar/ programar a 2 semanas vista. Es, como las otras, un poco particular, pero por dar una idea:
    • Agenda
    • Próximas acciones
    • Incubadora/ Próximas semanas
    • Proyectos
    • A la espera
    • Incubadora/ Quizás más adelante…
    • Poner “alertas” de la semana

¿Te animas a compartir también alguna de tus rutinas productivas?