Meeting

 

Me llama la atención la cantidad de profesionales de RRHH que no conocen el modelo de Belbin. Especialmente porque es un modelo muy bien fundamentado cientificamente -hay muchos modelos rondando por las empresas que están muy extendidos pero no son sólidos- y porque tiene una gran eficacia en la construcción de equipos productivos y redes profesionales. Eso que hasta ahora muchos han llamado pomposamente “Equipos de Alto Rendimiento”.

Este post solo es una pequeña introducción que servirá como base para ir dando a conocer el modelo con más detalle.

De qué va Belbin

Tras una larga y completa investigación se han llegado a  identificar 9 tipos de comportamiento (“roles”) que son esenciales para que un equipo sea productivo. Estos roles tienen que ver fundamentalmente con la forma que tienen las personas de enfocar su trabajo para conseguir sus objetivos y con la forma de relacionarse.  Si estos roles están bien compensados, el equipo será productivo y si no es así tendrá algunas limitaciones que se traducirán en el día a día de diversas formas.

También se ha descubierto que cada persona es fuerte en dos o tres roles y que tiene más dificultades con el resto, afectando todo esto a la dinámica y resultados del equipo. A modo de ejemplo, tú ya sabes que algunos son muy buenos creando cohesión en el equipo y dedican mucho tiempo a las personas mientras que otros son especialmente competentes en que no se dejen de lado detalles importantes a la hora de finalizar un proyecto y por ello ponen su atención en otro tipo de cosas. Estas peculiaridades pueden gestionarse o no. Pero tienen consecuencias.

Cuando se crea un equipo nuevo es posible crear una buena combinación desde el principio pero cuando el “plato” ya está servido puede ser muy útil conocer cuáles son los puntos fuertes y débiles de cada uno con el objetivo de utilizarlos de la mejor forma posible, es decir:

  • Potenciando los puntos fuertes de cada uno
  • Manteniendo bajo control los débiles
  • Identificando qué necesita el equipo en cada situación para utilizar de la mejor manera posible sus talentos y sus potenciales.

La cuestión es que si las personas tienen una información más objetiva sobre sus roles y los de las demás personas de su equipo/ red serán más capaces de trabajar de manera productiva. Y esto es algo que puede hacerse muy bien mediante las herramientas que aporta el método.

Por qué es importante conocer los roles

Más allá de lo apuntado aquí arriba y de utilizaciones muy concretas que iremos descubriendo aquí, el modelo trae consigo algunos beneficios que pueden ser vitales para cualquier equipo:

  • Analizar las causas de los problemas o limitaciones de un equipo
  • Desarrollar un lenguaje común y descubrir unas pautas de comunicación más eficaces en el equipo
  • Aprovechar la diversidad de las personas de un equipo para combinarla de la forma más productiva, repartir los asuntos de una forma óptima y crear sinergias
  • Que cada miembro pueda reconocer y potenciar sus puntos fuertes pudiendo así realizar aportes de valor donde le cueste menos y se necesite más y creciendo adicionalmente en autoconocimiento y autoestima
  • Formar un equipo equilibrado aprovechando óptimamente todos los talentos.

2 minutos de Belbin

En cualquier caso, seguro que este breve video puede darte algo más de claridad si este es tu primer contacto con Belbin: