¿Existe una relación clara entre jerarquías, control, desmotivación y baja productividad?

Parece evidente que sí cuando los estilos directivos caen en el autoritarismo, la imposición, la manipulación, la ambigüedad, el favoritismo, la falta de reconocimiento y/o, por ejemplo, la falta de tolerancia a los errores. Las actitudes, comportamientos y hábitos que se desprenden de esto configuran relaciones tóxicas y se suelen considerar como «patologías» directivas. En esta línea se habla de «estilos dimisionarios» en la gestión de un equipo, entendiendo que uno entra en esta categoría cuando dimite consciente o inconscientemente de la responsabilidad de facilitar la productividad de un equipo.

Quizás el efecto negativo sobre la motivación y la productividad sea algo menor cuando hay actitudes algo más humanistas o cuando los directivos se embarcan en planes de desarrollo y al menos tratan de mejorar, pero creo que nos hacemos trampas si olvidamos la realidad de que hay una relación inversamente proporcional entre el control y la responsabilidad.

Por mi parte, no sé si es una «profecía autocumplida» pero me encuentro todas las semanas con una enorme diferencia -en cuanto a motivación y productividad se refiere- entre grupos de personas con un alto y un bajo nivel de autonomía. Tremenda la cantidad de energía que se pierde gestionando las incompetencias de otros, las derivadas de sus malos hábitos productivos y, en algunos casos, sus imposiciones. Por ello cada vez veo más clara la necesidad de reformular el liderazgo.

En «modo empático» comparto contigo esta «graciosada» que probablemente conozcas pero que -sea cierta o no- creo que refleja muy bien el sentimiento y la desmotivación de muchas de las personas que hoy trabajan en distintas organizaciones:

 Chiste sobre el mundo de la EMPRESA y reflexión

A partir de aquí yo no me quedaría con una mera catársis sino que me preguntaría por cuál es mi círculo de influencia y qué es lo que queda bajo mi control para así no focalizar mi atención en lo que me produce frustración. A corto plazo, el objetivo puede ser aprender a sobrellevarlo lo mejor posible y ver dónde puedo modificar lo que no me gusta. A más largo plazo, quizás pueda encontrar nuevas fuentes de sentido (aquí, dentro de los «6 niveles de perspectiva» hay algunas pistas) y utilizarlas para ir reformulando mis actuaciones.

Photo by: Axel Schwenke