I'm done reading my magazine, I quit. magazine & eyeglasses

 

Hace no mucho era indispensable el reloj en la muñeca. Ahora es muy difícil no tirar de mapa y GPS. Se han convertido en “chalecos salvavidas” en un entorno en el que cada vez es más difícil orientarse. Algo de esto buscan los “propósitos del nuevo año”. Es “El hombre en busca de sentido” que todas las personas llevamos dentro. A nivel profesional es el momento de los objetivos anuales: una vez más una búsqueda de referencias allá donde resulta difícil ver más allá del “día a día” y del “hora a hora”. También es el momento de poder “empezar el año con un buen ejercicio de liderazgo“, pero en esta ocasión te voy a plantear una revisión anual algo diferente, algo más profunda. Te la voy a sintetizar en 2 claves y te la planteo como un ejercicio de autoliderazgo.

1. A LA BÚSQUEDA DE MÁS EQUILIBRIO

¿Qué nivel de atención he venido prestando en el último año a los distintos aspectos de mi vida?, ¿Hay alguno(s) que haya descuidado?

No se trata de algo poco importante y todos tenemos nuestras pequeñas o grandes fallas. Puede que el día a día nos haga mirar hacia otro lado pero aunque no nos demos cuenta siempre se paga un precio. Es fácil ver cómo un déficit de atención a mi estado de salud, por ejemplo, tiene consecuencia en mis niveles de productividad. Pero esto mismo pasa en muchos otros aspectos…

Un ejercicio que puedes hacer para encontrar mejoras para el año próximo es autoevaluarte con una “rueda de la vida” para ver si tienes algún área vital descompensada (aquí puedes ver cómo funciona y bajarte una sencilla herramienta en excel). Puedes también hacer un ejercicio parecido  con tus áreas profesionales.

Una vez que hayas podido tomar más conciencia de tus posibles fuentes de desmotivación llega el momento de plantearte algunos objetivos en esas áreas. Según parece, el “sistema reticular” nos da un máximo de productividad en nuestra actividad cerebral cuando tenemos objetivos bien claros. Así que no vale con generalizaciones. Si el año pasado no dedicaste tiempo suficiente a hijos o amigos… quizás estaría bien plantearse objetivos como “tener una cena trimestral con…” o “dedicar medio fin de semana a estar con mis hijos sin conexión wifi…” Es posible que sepas bien cómo plantearte objetivos “SMART” pero te voy a sugerir una forma alternativa de hacerlo: plantéate objetivos que sean “amores”.

A partir de aquí, lo importante es que esto no quede en un ejercicio aislado sino que pase a tu actividad cotidiana. En este artículo, Jeroen Sangers te muestra cómo ir consiguiendo los objetivos en el día a día. Personalmente, yo te recomiendo más el “método de planificación natural.

2. A LA BÚSQUEDA DE UN SENTIDO MÁS PROFUNDO EN TODO LO QUE HACES

Nuestras productividad, nuestras motivaciones y aquello que nos hace felices responde a un sentido profundo que muchas veces está actuando de un modo inconsciente. El reto es hacer más consciente este sentido porque ganar en consciencia es también encontrar sentido en lo que hacemos (y crecer en esos tres aspectos que van juntos: motivación, productividad, felicidad). Y para empezar a capturarlo este año te propongo otro ejercicio:

  • Coge la rueda de la vida e imagínate a través de los sentidos (qué estarías viendo, sintiendo, etc.) cómo sería “un 10″en cada uno de los aspectos de tu vida a 5 años vista. Toma nota de ello en algún soporte de fácil acceso (documento, block, etc) o haz un mapa mental. Revísalo a finales del 2014 y cuando quieras. Te servirá de inspiración y de referencia actualizable a largo plazo.
  • Esas imágenes son expresiones de algo aún más profundo que es tu “propósito”: Un “para qué” que da sentido a todo lo que haces (es el equivalente a nivel personal de lo que es una “misión” a nivel corporativo o de puesto de trabajo). Para hacerlo más consciente te propongo otro ejercicio. Haz otro “mapa mental” y empieza a anotar citas (frases) con las que te sientas identificado, valores que para tí son más importantes, ideas que son centrales en tu vida… No se trata de construir una definición clásica de 4 ó 5 líneas sino de iniciar una especie de panel de indicadores “en beta permanente” con las cosas (ideas, principios, emociones…) con las que tú resuenas. Puedes acudir aquí cada vez que te pase algo importante, cada vez que encuentres algo nuevo,cada vez que tengas dudas sobre algo… para chequear y actualizar. Es así como, si quieres, podrás dar más coherencia a lo que haces y te ayudará a descubrirte…