TrukeadosHace un año entró entre mis proyectos uno que consistía en la co-creación de un “banco del tiempo”.  Como compañeros de proyecto, varias personas de tendencias y profesiones muy diversas pero con un objetivo común: la cosa iba de crear una plataforma (sobre soportes presenciales y tecnológicos/ software) que sirviera como complemento o alternativa a la economía basada en el dinero.

El pasado día 18 iniciamos su lanzamiento. Entre otras cosas, esto significa que ahora mismo todos podemos ofrecer nuestro tiempo/ conocimiento y también podemos demandar el tiempo de otras personas para cosas que quedan fuera de nuestro ámbito de actuación.  Y que hay un sistema que lo regula y lo potencia.

Este contacto cotidiano que hoy todos tenemos con lo diverso trae cosas inesperadas a tu vida. Sobre todo si encajan con tus valores, claro. Y a veces empiezan a abrirse horizontes y a dispararse la imaginación. Ahora mismo, mi pragmatismo me lleva a pensar en qué posibilidades puede tener un “banco de tiempo” dentro de un contexto organizativo y se me ocurren tantas que supongo que me vendría bien una dosis de realismo. Por ejemplo:

  • ¿No podría servir para potenciar relaciones y cohesionar equipos?
  • ¿Y para descubrir talentos?
  • ¿Y para favorecer la colaboración?
  • ¿Y para crear nuevas dinámicas de formación/aprendizaje?
  • ¿Y para desarrollar un mayor sentimiento de pertenencia?
  • ¿Y para avanzar hacia formas más participativas/inclusivas en la toma de decisiones?
  • ¿Y para…?