Vengo de la fiesta que es volver a aplicar la metodología de los “diálogos apreciativos” con Visi Serrano. Hoy por hoy es la mejor forma que conozco de hacer coaching con un equipo ya que parte de un enfoque radicalmente diferente al habitual: rescatar lo mejor de cada equipo y de sus personas para hacerlo más grande. Cuando se plantean así las cosas tiene lugar un fenómeno casi mágico que dispara la productividad de una reunión y el compromiso.

Enfoque de los diálogos apreciativos

En este caso las jornadas (talleres participativos) iban dirigidas a:

  • tener una reflexión estratégica
  • traducirla a una serie de proyectos y acciones realizables en el plazo de un año
  • apasionar al equipo en la tarea por venir

El enfoque se puede aplicar a toda una organización en su conjunto o a sectores específicos dentro de la misma. Y es aplicable cuando lo que se busque sea:

  • Abandonar marcos de crítica, queja, desconfianza, análisis y resolución de problemas basados en el paradigma de la escasez.
  • Lograr la integración entre distintas áreas o grupos conflictivos.
  • Generar visiones compartidas y alinear a las personas detrás de ellas
  • Revisar la visión, misión y valores organizacionales
  • Planificar estratégicamente
  • Crear y/o desarrollar proyectos de escala diversa
  • Construir cultura apreciativa y de aprendizaje mutuo

Un poco de método

Te dejo las transparencias que usamos como soporte de las jornadas: