Te voy a contar una historia que es metáfora de muchas cosas. A mi me recuerda a los programas de desarrollo de personas que se llevan en la mayoría de las organizaciones: mucho más centrados en las áreas de mejora que en los «puntos» fuertes. Y me parece uno de los mayores errores de estrategia de «RRHH».

Un día, algunos animales decidieron que era importante hacer algo para afrontar los problemas del «nuevo» mundo y así, fundaron una escuela. Decretaron que los temas que había que enseñar para prepararse para ese mundo que venía eran la carrera, la escalada, la natación y el vuelo. Y para simplificar la aplicación decidieron que todos los animales aprendieran todas las materias.

El pato era un excelente nadador. Incluso mejor que su instructor. Sin embargo no pasó de un aprobado en el vuelo y de otro aprobado aún más justo en carrera. Como era muy lento asistió a clases particulares y tuvo que abandonar la natación para entrenarse mejor en la carrera. Después de un cierto tiempo, sus patas palmeadas estuvieron de tal manera gastadas que se convirtió en un nadador medio. Pero la escuela aceptaba nadadores medios . De este modo, nadie se preocupó realmente… salvo el pato.

El conejo, primero de la clase en carrera, tuvo una depresión nerviosa a raíz de sus esfuerzos para llenar sus lagunas en natación.

La ardilla era excelente en la escalada, pero se frustró mucho en la clase de vuelo a la vista de que su instructor le obligaba a partir del suelo y no desde lo alto de un árbol. Sufrió estrés y fue clasificada con un aprobado justito en escalada y un suspenso en carrera.

El águila era un alumno problemático. Tuvo que ser reprendida severamente porque en clase de escalada ganaba a todos los demás llegando la primera a lo alto del árbol, pero se empeñaba en hacerlo… a su manera. 

Al final del curso, una anguila insólita, que podía nadar notablemente bien y además correr, escalar y volar un poco, obtuvo la media más alta y tuvo el honor de pronunciar el discurso de clausura del año escolar.

A mi me parecen espectaculares los paralelismos. ¿No has encontrado unos cuantos?

 

Photo by: Leonard John Matthews