Euphoria

 

Ya hablamos de cómo a veces los otros pueden ser los enemigos más voraces de nuestra creatividad. También veremos cómo pueden ser potenciadores de la misma. Aquí voy a recopilar algunas ideas que he ido seleccionando sobre cómo accionar los resortes creativos que cada uno de nosotros tenemos.

Eso de seguir caminos diferentes a los que otros han trazado para así llegar a nuevos lugares no es algo fácil con el modelado al que han sido sometidos nuestros cerebros. La creatividad es solo una resultante de un conjunto de capacidades bastante maltratadas por nuestros sistemas educativos (como expone el ya clásico Ken Robinson en esta conocida conferencia). En este post puedes identificar hasta 14 competencias que ayudan a que las personas seamos más creativas. Y, por cierto, aunque alguno podría deprimirse, yo prefiero verlo como un compendio de oportunidades de desarrollo personal.

En esa línea, y si quieres cultivar tu creatividad, @manuelgross nos selecciona un artículo con pautas para poner el modo creativo en “on”. Quizás sea más concreto @davidtorne, que nos propone otra serie de pautas de actuación clasificadas según las dimensiones intelectual, emocional y corporal (por aquello de la interacción “cuerpomente”) y que puedes entrenar con algún plan de acción.

Finalmente, y si tratamos de integrar el “ejercicio” creativo en el flujo de nuestra actividad profesional, @yoriento nos recuerda que a veces no es fácil –“la creatividad de una reunión es inversamente proporcional al número de corbatas”– y que sería deseable poder seguir un “modelo 70x20x10”, pero junto con ello nos presenta 7 estrategias de pensamiento para ser más creativos que son una síntesis de lo más simple e intuitivo que he encontrado.