Aquí puedes encontrar los artículos que he ido etiquetando en “mi” delicious sobre mapas mentales. Creo que con todo ello tienes un “curso” completo, pero yo te lo voy a seguir contando a mi manera…

Tony Buzán -que es el gurú en estas cosas- establece 7 reglas. Son muy simples. Pero si las dominas estás capacitado para hacer cualquier uso que se te ocurra de los mapas. Aquí abajo puedes ver (y ampliar) un mapa que he hecho con las 7 reglas. Más abajo lo explico un poco más.

 

7 claves

 

1. Empieza por el centro. Escribe en él el problema o asunto más importante con una palabra (o pocas). Lo habitual -por nuestro aprendizaje de la lecto/ escritura y por nuestra tendencia al uso del hemisferio cerebral izquierdo– es a empezar por la izquierda. Sin embargo, empezando por el centro nuestro cerebro se puede mover en todas las direcciones y así funciona de un modo más holístico.

2. Dibuja o pon una imagen si utilizas algún software (ya te contaré…) que simbolice la idea principal. Las imagenes tienen un gran potencial de estímulo de nuestra actividad cerebral y potencian la imaginación. Recuerda que “una imagen vale más que 1000 palabras”.

3. Utiliza muchos colores. Los colores estimulan la memoria (se recuerda mejor), la creatividad y el entendimiento. Además, resultan más motivadores y favorecen el entendimiento (a mejor visualización, mejor comprensión de la “cartografía mental”). Utilizar un color por cada bloque de contenidos resulta muy clarificador.

4. Partiendo de la imagen o tema central, irradia (pensamiento irradiante) con ramificaciones los principales temas relacionados con el problema. Para encontrar estos temas hay muchas fórmulas. Puedes, por ejemplo, imaginarte el tema o problema como un libro y preguntarte por cuáles serían los nombres de los diferentes capítulos. Diferencia los temas principales con mayúsculas y desarróllalos en ramas cada vez más finas conforme te alejes del centro (exactamente igual que como sucede con los árboles de verdad). Dispón las ramas en el sentido de las agujas del reloj a partir de la “una”, así si se quiere se pueden leer con un cierto orden.

5. Traza líneas (ramas) curvas en vez de rectas. Según dice Toni Buzán las rectas y las simetrías aburren al cerebro.

6. Trata de utilizar una sola palabra clave por línea. Las palabras clave son más fáciles de utilizar que las oraciones o frases y favorecen también un pensamiento más abierto, menos lineal.

7. Utiliza muchas imagenes, al menos 1 por cada bloque principal. Trata de encontrar símbolos que sirvan para entender mejor los conceptos. El software ayuda, pero también puedes hacer dibujos sencillos inspirándote en los que aparecen en cualquier menú de cualquier programa. Ya te contaré…

A partir de aquí, y a modo de “entrenamiento”, puedes tratar de empezar a utilizarlos en actividades cotidianas para las que utilizabas la toma de notas o apuntes: anotar las cosas importantes de una reunión, planificar unas vacaciones, hacer una lluvia de ideas, planificar tus “acciones próximas”, etc y nos puedes contar cómo te va…

Por cierto, si conoces alguna referencia sobre mapas con la que enriquecer mi delicious…