Round table

 

Cuando el nivel de madurez de un equipo es alto éste se autorregula y los resultados son mejores. Sin embargo, cuando estamos recorriendo un camino hacia mayores niveles de participación podemos necesitar alguna técnica que ayude a superar tanto los hábitos “arrolladores” como los “pasivos”.

También hay temas que resultan ser especialmente controvertidos y dados a las interrupciones continuas. Y otras veces es necesario sumar aportaciones para hacer una buena recopilación. En estos contextos o en el objetivo de ofrecer diversidad metodológica puede ayudarnos esta técnica:

  1. Se hacen grupos de entre 5 y 8 personas y se ponen en círculo de forma que se favorezca la comunicación verbal y no-verbal.
  2. Se fija un tiempo de antemano en función del tema (por ejemplo, 2 minutos) para que cada persona del círculo se exprese durante un tiempo máximo establecido. Si alguien lo prefiere, puede abstenerse de intervenir. Mientras cada persona se expresa, los demás no pueden interrumpirle ni hacer valoraciones de aprobación o desaprobación con sus gestos.
  3. Se da al menos una vuelta más para que cada cual pueda completar su idea, aportar algo nuevo o responder a algo que hayan dicho los otros.
  4. Finalmente, y en función del nivel de participación que se haya dado al grupo o equipo, se extraen las ideas, las conclusiones o se trabaja más específicamente con alguno de los temas.

 

Photo by: DeepWarren