El otro día leía con fruición «Adicciones y soledad 2.0» de Juan Carrión y me sentía totalmente alineado con algunas de las reflexiones que apuntaban a que las redes pueden ser adictivas y a que pueden dar una falsa sensación de estar conectado.

Debo de llevar años «salseando» en esto de las redes y no siempre lo he hecho con suficiente inteligencia. Muchas veces he tenido la sensación de haber perdido el tiempo y otras de que -a pesar de sus múltiples beneficios y atractivos- estaba descuidando demasiado algunas otras cosas también importantes. Por eso llevo un par de meses redefiniendo mi estrategia e intentando evitar algunos errores de los que cada vez soy más consciente. Una parte importante de esta estrategia es la de elegir qué herramientas vas a usar y cuáles no. Voy a compartir mi particular selección de herramientas 2.0 favoritas (¡OJO! esto es a fecha 2009) y te animo a que me ayudes con tu feedback y con tu propia experiencia.

Feedly es mi principal ventana de acceso a contenidos y reflexiones. En ella se actualizan al instante mis suscripciones (sobre todo de blogs). Me busco la vida para dedicar una hora al día -salvo excepciones- para escuchar y conversar. Incluye un clip a mi blog en el que se pueden ver los posts que selecciono para compartir.

Twitter y Hootsuite (como cliente) son mi principal ventana conversacional. A través de Hootsuite obtengo y comparto contenidos y reflexiones bien clasificados según autores. Me permite también un contacto rápido y constante con las personas de mi red.

Mantengo a la vista la red profesional principal ( LinkedIn). Las comparativas entre ambas son eternas y continuas. Yo de momento he concluido que LinkedIn tiene más complementos (en la modalidad gratuita y en la no-gratuita), que hay más gente que yo conozco personalmente y que los contactos venden con menor descaro. Respecto a los grupos, depende de quien los dinamice… Además, últimamente han salido dos complementos de LinkedIn muy útiles para mi: una barra de herramientas para el MS Outlook y una sincronización con twitter.

De las redes sociales más conocidas, también mantengo facebook, sobre todo porque sus aplicaciones cada vez se están profesionalizando más y porque facebook me da acceso a personas a las que no podría llegar por las otras redes -tipo «antiguos compañeros de colegio»-. He encontrado mucha eficiencia en sincronizar todo lo que escribo en twitter o en mi blog con facebook y linkedin: es muy sencillo y te permite «estar presente» en todos los sitios a la vez con un empleo mínimo de tiempo.

Finalmente, consideré que me faltaba algo muy importante y que es una estructura estable desde la que poder compartir conocimiento.  (*Actualización 2013: Wikispaces, Dropbox, Delicious y Google Drive).

Estoy seguro de que hay un mejor «mix» para participar en la red y de que la clave no está en las herramientas, que al fin y al cabo solo son instrumentos. ¿Qué te parece mi opción?, ¿me podrías sugerir algún cambio?

 

Photo by: mkhmarketing